Institucional

ORT Mundial

La historia de ORT comenzó oficialmente en 1880 en San Petersburgo, en la Rusia zarista, con el fin de brindar capacitación y ayuda a los judíos obligados a exiliarse de sus ciudades y países de origen y dejar las pocas posibilidades de empleo y por lo tanto de autonomía. Pero ya a partir de 1794 los judíos se habían visto obligados a vivir dentro de una Zona de Asentamiento, sin posibilidad de salir de ella ni de poseer tierras fuera de ella. Sólo podían dedicarse a un número restringido de profesiones, sin poder hacer frente a sus mínimas necesidades. La Unión Mundial ORT entonces fue creada por un grupo de gente preocupada por la situación imperante para ayudar a este importante número de judíos, brindándoles educación, capacitación y herramientas para hacer realidad para ellos una vida mejor.

Muchas cosas han cambiado desde la segunda mitad del siglo XIX hasta el presente, pero afortunadamente permanece todo el espíritu fundacional de solidaridad de Tikun Olam, que procura la superación del ser humano: ORT sigue brindando educación y capacitación de calidad, acorde con las exigencias del mercado laboral actual; ORT sigue siendo una entidad pionera en sus formas de enseñar y de enseñar a aprender, con recursos humanos de excelencia y utilizando nuevas tecnologías para elevar los niveles; ORT sigue prestando atención a aquellas personas con necesidades más apremiantes, ya sea como resultado de catástrofes naturales o por su baja situación social, económica o financiera, a través de su departamento de Cooperación Internacional. ORT Mundial, con sus organizaciones nacionales y el programa Kadima Mada en Israel, sirve a las necesidades educativas de unas 400.000 personas en los niveles primario, secundario y terciario o universitario, mientras que sus programas de Asistencia Técnica y Cooperación Internacional brindan ayuda a los pueblos de Zaire, Haití y Vietnam, entre muchos otros, y a los campesinos brasileños y a los kurdos, a las víctimas de persecuciones en Albania, Ghana y Senegal, para que puedan reconstruir sus vidas. Y entre otros logros, ORT Mundial ha vuelto con sus actividades educativas a la ex Unión Soviética.

Resumiendo, ORT Mundial hace sentir su influencia solidaria a todo nivel en todos los continentes. Su status independiente y apolítico le ha permitido activar en países con grandes diferencias políticas y culturales y brindar a la gente medios de subsistencia para ellos y sus familias. Los métodos son muy diferentes de los utilizados en los comienzos de su historia, pero los resultados son comparables. Los estudiantes todavía se gradúan de los cursos de ORT bien preparados para ocupar lugares en la industria, el comercio, las ciencias y las artes. Y, con sus notables recursos humanos y empleando las nuevas tecnologías, ORT vincula a las comunidades judías del mundo y las ayuda a explorar su historia y su herencia, con un concepto de “pueblo global”, un pueblo antiguo con una visión moderna.