Noticias

Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida

Los estudiantes que formarán parte de Marcha por la Vida se encuentran participando de una serie de actividades con el objetivo de adquirir los conocimientos necesarios para recorrer un tramo trascendental de la historia mundial. En esta ocasión, Aida Ender y Diana Wang, hijas de sobrevivientes de la Shoá, compartieron las historias de vida de sus familias ante decenas de alumnos y docentes, en una jornada de gran enriquecimiento académico y personal para todos.


  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida
  • Hijas de sobrevivientes de la Shoá compartieron su historia con los alumnos que viajarán a Marcha por la Vida

Candela Spornik, estudiante que formó parte del programa el año pasado, cantó una hermosa canción para dar inicio a la actividad. “Es una gran introducción, porque la letra habla de la resistencia y de la lucha”, expresó Aida, conmovida.

Antes de comenzar con los relatos, Diana -psicóloga, escritora, ex Presidenta de Generaciones de la Shoá y actual colaboradora en el Museo del Holocausto- brindó una breve introducción sobre el encuentro: “Debido a nuestras carreras, hemos conocido a muchísimos sobrevivientes, además de nuestros padres. Nuestro deseo es que ustedes sepan muy bien qué fue lo que sucedió en aquellos lugares que visitarán próximamente y que le otorguen el significado que merece”, sostuvo.

A continuación, hizo foco en su historia de vida y brindó detalles sobre sus papás, quienes se salvaron al permanecer escondidos en el departamento de una familia católica. “Tuvieron que entregar a su primer hijo, mi hermano, para protegerlo. Cuando sobrevivieron y fueron a buscarlo, ya no estaba. Decidieron venir a la Argentina porque tenían mucho miedo de que volviera a ocurrir una guerra”, expuso.

Luego fue el turno de Aida, secretaria general de Generaciones de la Shoá en la Argentina, editora de Cuadernos de la Shoá y coordinadora del Proyecto Aprendiz –dedicado a transmitir testimonios del Holocausto de forma oral-. Al igual que su compañera, narró lo difícil que fue subsistir para su familia.

Mis padres vivieron mucho tiempo en el gueto de Varsovia, cuando el hambre era una constante allí. En su intento de escapar pasaron por una cárcel rusa, un campo de trabajo en Siberia, una zona de Afganistán, entre otros territorios donde los quisieron atrapar”, compartió. También contó que después de la guerra retornaron a Polonia a buscar a sus familias, pero nunca pudieron encontrar a nadie. “Para llegar a la Argentina, y con el fin de no ser descubiertos, debieron transitar por muchos otros países de América Latina”, explicó la invitada.

Además, Aida sostuvo que durante el viaje que pronto emprenderán, los chicos van a poder “darle vida a datos históricos y conmoverse ante distintos relatos que los atraviesan, porque forman parte de la identidad judía”.

Luego de muchos aplausos, Aida y Diana invitaron a los estudiantes a mantener viva la memoria, ya que nunca se debe olvidar que quien escucha un testimonio de un testigo de la Shoá se convierte también en uno.

ORT en Marcha, una experiencia inigualable

Marcha por la Vida es un viaje extraordinario en el que la memoria, la identidad y el descubrimiento se entrelazan para construir un nuevo eslabón en la continuidad del pueblo judío.

La primera parte de la experiencia transcurre en Polonia, dónde se recorren los caminos de una cultura milenaria que el nazismo intentó destruir, colmados de historias de resistencia, y salvación y esperanza. Con la llegada a Israel comienza la segunda parte, que cristaliza la unión del pueblo judío y es sinónimo de alegría y emoción para todos nuestros marchistas.